4 mitos sobre la Fecundación In Vitro que debes conocer

4 mitos sobre la Fecundación In Vitro que debes conocer

Si has tenido problemas para lograr un embarazo y has pensado en la Fecundación In Vitro (FIV), seguro tienes algunas dudas como: ¿qué tan exitoso es el tratamiento?, ¿es muy caro?, ¿tiene algún efecto negativo? Por esta razón, te compartimos cinco mitos comunes sobre la FIV que debes conocer para perderle el miedo.

Mito 1: No puedo saber si el tratamiento será exitoso
Es cierto que determinados factores, como la edad y algunas condiciones médicas y/o genéticas, pueden afectar la capacidad de la mujer para embarazarse, pero sí existen porcentajes de éxito comprobados en la FIV.

Mito 2: Probablemente tendré gemelos
La Fecundación In Vitro está asociada con la probabilidad de tener un embarazo múltiple o de mellizos (gemelos no idénticos), principalmente porque se introduce más de un óvulo fecundado (unido con el espermatozoide) durante el procedimiento. Sin embargo, tu médico especialista debe aclararte dos cosas principales:

  • Transferir dos (o máximo tres) embriones sirve para incrementar las posibilidades de embarazo.
  • Para evitar este tipo de embarazos, el especialista puede transferir un solo embrión y controlar el resultado limitándolo a un bebé, aunque la probabilidad de éxito puede ser menor.

 

Mito 3: Las hormonas aumentarán tu peso o provocarán cambios físicos
Queremos aclarar que sí pueden surgir cambios en tu organismo, como sentir un poco de inflamación pélvica y tener retención leve de líquidos durante el tiempo del tratamiento, únicamente. Pero, contrario a la creencia popular, las hormonas no afectan gravemente tu estado físico y emocional, ni afectan gravemente tu peso corporal. Durante la primera parte del tratamiento, necesitarás pastillas o inyecciones con hormonas para estimular la maduración de los óvulos, ya que necesitamos extraerlos –mediante un procedimiento indoloro– para inseminarlos dentro del laboratorio. Una tarea fundamental del especialista en reproducción asistida es determinar la dosis de hormonas ideal para ti, de acuerdo a tus necesidades y características físicas.

 

Mito 4: Pocas mujeres y parejas se someten a la Fecundación In Vitro
En realidad, cada vez más personas eligen este tratamiento de reproducción asistida. Es cierto que existen otros métodos bastante populares, pero realmente depende de cada persona. En la primera visita a la clínica de fertilidad, el especialista te propondrá el tratamiento más adecuado y determinará si eres candidata para la FIV. Te recomendamos consultar con tu médico antes de tomar este camino.